Loading...

martes, 11 de octubre de 2011

EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS.

 12 de Octubre

Encuentro de culturas. Colón llega a América.

Después de 72 días de navegación, el 12 de octubre de 1492 el marinero Rodrigo de Triana divisó Tierra. Este acontecimiento cambió la concepción que se tenía del planeta y provocó algo que ni siquiera Colón había imaginado: la unión de dos mundos. El encuentro permitió que América recibiera un gran legado cultural, de adelantos y de expresiones artísticas no sólo occidentales sino también orientales, y que Europa percibiera la riqueza cultural, los avances, el ingenio y el arte del Nuevo Mundo.
El Día de la Hispanidad es una conmemoración propuesta inicialmente en España hacia 1915 y secundada por los países hispanoamericanos, celebrada el 12 de octubre.
12 de octubre

El 12 de octubre se conmemora la fecha en que la expedición de Cristóbal Colón llegó a las costas de una isla americana, en 1492. El 12 de octubre se ha considerado como un día memorable porque a partir de entonces se inició el contacto entre Europa y América, que culminó con el llamado "encuentro de dos mundos", que transforma las visiones del mundo y las vidas tanto de europeos como de americanos.
Sin embargo, el 12 de octubre de 1492 no se reveló la existencia de América. Cristóbal Colón siempre creyó que había llegado a la India sin sospechar que se había topado con el continente americano. Después de Colón, se organizaron otros viajes menores financiados por la corona española, como los de Núñez de Balboa que cruzó a pie el estrecho de Panamá y encontró el océano Pacífico (1513); y el de Francisco Hernández de Córdoba (1517) y Juan de Grijalva (1518) que recorrieron las costas mexicanas. El florentino Américo Vespucio (1451-1512) recorrió la costa norte de América del sur, los litorales de Brasil y el sur de la Patagonia, y comprobó definitivamente que a donde Colón había llegado no era la India, sino un nuevo continente al que dió su nombre: América.
Américo Vespucio
La idea del mundo en el siglo XV
La imaginación y la religión definían la idea que se tenía del mundo en el siglo XV. El mundo era plano o cúbico, poblado por monstruos o con Jerusalén en el centro. Pero paralelamente a las ideas del mundo que se extraían de la Biblia o los tratados pseudocientíficos, había navegantes portugueses y españoles y mercaderes venecianos que van ampliando el horizonte de la exploración geográfica.
Cristóbal Colón era uno de esos navegantes que tenían nociones de la redondez de la Tierra. Colón pudo confirmar esta idea cuando pudo ver el mapa de Pablo del Pozo Toscanelli, geógrafo italiano que aseguró que se podía llegar a Asia partiendo de Portugal, yendo en línea recta a través del Atlántico. Toscanelli calculó en 3000 millas marinas la distancia entre la islas Canarias y Cipango (Japón).





La ruta de las especias

Desde el siglo XI, como resultado de las Cruzadas, los europeos reclamaban ciertos productos a los que se habían acostumbrado de su contacto con Oriente. Entre ellos, las especias, utilizadas para condimentar los alimentos, también algunas plantas de uso medicinal. La ruta para llevar esos productos a Europa era conocida como la de las especias; partía del Océano Índico, llegaba al Golfo Pérsico y de ahí se trasladaba a Alejandría, Antioquía y Constantinopla (hoy Estambul), ciudad que servía enlace entre Oriente y Occidente y a través de la cual se hacían importantes transacciones comerciales. Cuando en 1453 cayó Constantinopla en poder de los turcos, la comunicación entre Europa y Asia quedó cortada y entre los europeos surgió la necesidad urgente de encontrar otras rutas hacia las riquezas comerciales de Oriente.

La carrera de Europa por llegar a Asia.
Sin embargo, la empresa de llegar a Asia tardó bastante, debido al atraso de la ciencia geográfica, los elementales instrumentos marítimos y el primitivo estado de la técnica naviera. Pero en el Renacimiento hubo adelantos en materia científica (como la brújula y el astrolabio) y de barcos más seguros (carabelas) que permitieron que los navegantes se aventuraran cada vez más lejos. A estos adelantos científicos y técnicos se sumó la nueva mentalidad del hombre renacentista.
brújula.................. carabela
Los primeros en iniciar la búsqueda de una ruta para llegar a Asia fueron los portugueses. Los descubrimientos portugueses en África y Asia realizados partir de la segunda mitad del siglo XV, constituyeron una escuela en las arte de la navegación para muchos capitanes y hombres de mar. En 1498, Bartolomé Díaz abrió la ruta por el Índico a través del Cabo de Buena Esperanza.
Otros navegantes creían que para llegar a Oriente había un camino más directo atravesando el océano Atlántico. Estos viajes fueron encabezados por el navegante genovés Cristóbal Colón y financiados por la corona española.
Corona española
América y sus habitantes
Antes de la Conquista, en América había un desarrollo desigual. Contaba con zonas altamente pobladas y otras casi desiertas. Las estimaciones de población para la época son muy diversas, abarcando un rango desde los 13,5 millones de habitantes, hasta los 90 ó 112 millones.
En el norte estaba el Imperio Azteca, en un estado de civilización superior basado en el cultivo del maíz. Los Mayas ocupaban el sureste de México, la península de Yucatán y la actual Guatemala. En el subcontinente sur estaban los Incas, desde Ecuador hasta el centro de Chile.
Existían, además, muchos pueblos no sometidos a ninguno de estos imperios y que dominaban regiones más o menos extensas. Sin duda, ellos tenían noticias o conocían a los otros, considerándose que la integración era muy intensa.
La conquista y anexión del Nuevo Mundo por parte de España se realizó en menos de 50 años. Las Antillas fueron el punto de partida para llegar al imperio azteca; desde Panamá, por la costa del Pacífico, se avanzó a Perú y Chile; y la empresa de Hernando de Magallanes, que bordeó el continente por el Atlántico, permitió la penetración del Plata. La colonización del interior se realizó desde el Alto Perú.


El por qué del nombre América
El continente descubierto por Cristóbal Colón se denominó América, nombre inspirado en el navegante y geógrafo italiano Américo Vespucio. Él participó en varias expediciones portuguesas y españolas. La importancia de Vespucio radica en la difusión que hizo de sus viajes, sin embargo, su mayor mérito fue el de haber tenido la certeza, antes que nadie, de que las tierras descubiertas constituían un nuevo mundo.
Fue el cartógrafo alemán Martín Waldseemüller quien en 1507 editó un mapa general del orbe, en el que proponía el nombre de América para las nuevas tierras, en honor a Vespucio.


El encuentro con el Nuevo Mundo

Primer viaje
El 3 de agosto de 1492, Cristóbal Colón partió del Puerto de Palos, en Huelva, en la costa de Andalucía, con dos carabelas (La Niña y La Pinta) una nave (La Santa María), y una tripulación de unos 120 hombres. Los hermanos Martín y Vicente pinzón tomaron el comando de las dos carabelas y Colón dirigió la nave. Navegaron por la costa africana hasta las islas Canarias y de allí partieron al oeste. Al pasar de los días, la desesperación de no saber cuándo ni cómo llegarían a su destino provocó un amotinamiento que Colón calmó prometiendo que si en tres día no avistaban tierra regresarían a España.

La Niña. La Pinta. La Santa María
El 12 de octubre de 1492, a las 2:00 am, después de 72 días de navegación, el marinero Rodrigo de Triana divisó tierra firme. Cristóbal Colón y su expedición llegaron a la isla que los nativos llamaban Gunahaní, y que Colón bautizó como San Salvador, ubicada en el archipiélago de las Lucayas o Bahamas. Inmediatamente comenzó a explorar la zona y pronto llegó a la actual Cuba, a la que Colón llamó Juana. El almirante Colón estaba convencido de haber llegado a las Indias Orientales y por eso llamó "indios" a sus habitantes. Además, con la idea fija de que estaba en Catay, Colón se dio a la tarea de buscar la residencia del Gran Khan, por lo que recorrió parte del norte de Cuba en dirección poniente y llegó a la isla que hoy es de Haití y de la República Dominicana, a la que bautizó como La Española. En este sitio, Colón construyó un fuerte con los restos de la Santa María, que se había estrellado contra un arrecife y naufragado. Ese refugio se llamó Navidad y fue el primer asentamiento español en América.
El 4 de enero de 1893, Cristóbal Colón regresó a España con las dos carabelas que le quedaban, dejando 40 hombres en el fuerte Navidad. En Barcelona, los Reyes Católicos recibieron solemnemente al Almirante, quien llegó mostrando seis aborígenes, algunos frutos exóticos, como la piña, papagayos y algo de oro. El éxito y fama de la empresa expedicionaria de Colón le permitió obtener el financiamiento para un segundo viaje.
Segundo viaje
El 25 de septiembre de 1493, Colón zarpó del puerto de Cádiz, España, al mando de 17 barcos y 1200 hombres. Cuarenta días más tarde descubrió las Antillas y la isla de Puerto Rico, que llamó San Juan. Cuando llegó a La Española y se encontró que los hombres que había dejado habían sido muertos y el fuerte destruido, debido a graves conflictos con los indígenas. Colón fundó otro asentamiento, llamado Isabela en honor de la reina de España. Aquí comenzó la labor evangelizadora. La falta de víveres y las enfermedades hicieron estragos entre los españoles y parte de la expedición se regresó debilitada y enferma a España en 12 barcos. Colón siguió explorando el mar de las Antillas con apenas tres carabelas. A pesar de sus esfuerzos de encontrar China o Japón, sólo se topó con otra isla (Jamaica). Cuando regresó a Isabela se encontró con que los hombres que había dejado se mataban entre sí por rencillas internas y obligaban a los indios a entregarles oro. Además, supo que en España los hombres que habían regresado lo acusaban de pésimo administrador, tirano e inepto. Ante estas noticias, Colón regresó a España a presentar su defensa ante los reyes católicos, que lo recibieron fríamente.
Mientras tanto, en La Española las minas comenzaron a producir oro en abundancia, bajo la supervisión de Bartolomé Colón, hermano del almirante.
Mapa La Española realizado por Colón.

Tercer viaje
El 30 mayo de 1498, Colón partió de España con 6 naves y el 31 de julio llegó a Trinidad. De ahí pasó a las costas de Venezuela, sin saber que se encontró con tierra continental. Después descubrió las islas de Tobago y Granada, Margaritas y Cubaga. Colón decidió regresar a La Española, que se había quedado bajo la dirección de sus dos hermanos (Bartolomé y Diego), y encontró problemas causados por sublevaciones en contra de la autoridad de sus hermanos y la ansiedad de encontrar oro. Colón quiso someter a los españoles sublevados y ahorcó a varios, con lo cual sólo aumentó las rebeliones. Francisco de Bobadilla, enviado por los reyes, llegó a La Española en 1500 y cuando vio los métodos represivos de Colón y sus hermanos, los arrestó y los mandó encadenados a España.
Cuarto viaje
En consideración a sus servicios, la corona retiró los cargos contra Colón pero no volvió a recuperar ni la confianza ni la ayuda de la reina y sus cortesanos. Con muchos trabajos, en abril de 1502 Colón volvió a embarcarse con cuatro carabelas para ir en la búsqueda del tesoro del Gran Khan. Esta vez costeó Centroamérica: recorrió Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Estuvo a punto de tocar Yucatán pero no lo hizo. Tempestades destruyeron sus naves y solo con mucho trabajo consiguió regresar a Jamaica. Allí fue rescatado muy enfermo y devuelto a España en 1504, donde murió en el olvido dos años más tarde.


Consecuencias
Tras la ruta de Colón, centenares de españoles viajaron hacia el nuevo continente, unos en busca de riquezas, otros de fama y aventura, y algunos en nombre de la fe a evangelizar a los nativos paganos. Durante el siglo XVI comenzaron las exploraciones de América de otros países europeos como Portugal, Inglaterra, Francia y Holanda. Se fue ampliando paulatinamente el conocimiento de América.
Las consecuencias del descubrimiento fueron de distinto orden:
Económicas:
*-Las rutas comerciales mediterráneas perdieron importancia, el comercio veneciano entró en decadencia, en cambio, las rutas del Atlántico cada vez se hicieron más frecuentadas y obtuvieron una primacía que perdura hasta hoy. Adquirieron importancia extraordinaria los puertos situados sobre el Atlántico, como Lisboa, Sevilla y Cádiz.
*-Se conocieron en Europa nuevos productos originarios de América, como el maíz, la papa, el tomate, los pimientos, el cacao, la palta, etcétera. La alimentación de los habitantes del viejo continente se hizo más variada, además, América poseía excelentes suelos para ser cultivadas.
*-Los metales preciosos, abundantes en América, llegaron a Europa en grandes cantidades, incentivando el comercio.
Políticas:
*-La declinación de las ciudades situadas en el Mediterráneo fue acompañada por la importancia creciente de los Estados descubridores. España y Portugal, en los primeros tiempos, y después Inglaterra, Holanda y Francia, emprendieron una labor de conquista y colonización que aumentó su influencia y poderío. Se formaron inmensos imperios coloniales.
Científicas:
*-Con el descubrimiento de las nuevas tierras, el horizonte geográfico se amplió. La geografía experimentó un gran desarrollo, se describieron las características del relieve, clima, flora, fauna y población de América.
*-Se perfeccionaron las cartas geográficas y la ciencia astronómica.
*-Se desarrollaron nuevas rutas para los viajes.
*-Se obtuvo el conocimiento de un nuevo grupo étnico, el de los naturales de América.
*-Se desarrolló la ingeniería y las técnicas de navegación.

La aventura de Cristóbal Colón en pos de una nueva ruta hacia las Indias ocasionó una conmoción que no habría de detenerse más. Una vez convencidos de que se habían descubierto tierras desconocidas hasta entonces, los españoles organizaron rápidamente una forma de hacer valer su control y dominio. Así nació la idea de las expediciones de conquista, y también la ambición de otras naciones europeas, por venir a América.





Cristóbal Colón

No se sabe con certeza dónde nació Cristóbal Colón, aunque se cree que en Génova, Italia. Sin embargo, hay versiones que dicen que era francés, catalán y hasta griego. Lo que sí se sabe es que nació a finales de 1451, hijo de un comerciante de sedas y tejedor. Desde muy joven, Colón se interesó en la navegación, empezó a trabajar como grumete de barco, conoció los mapas que circulaban en su época, y leyó la historia de los viajes de Marco Polo a Oriente.
Cristóbal Colón
En 1477 vivía en Lisboa, Portugal, donde se casó y nació su hijo, Diego. Desde entonces y hasta 1482 realizó viajes comerciales a Inglaterra, Islandia y Guinea. En 1484 concibió la "Empresa de las indias", es decir, su idea de llegar a las Indias Orientales atravesando el Atlántico. Entonces, intentó convencer al rey Juan de Portugal para que apoyara su plan pero fue rechazado. En busca de quien le financiara su proyecto, y recién fallecida su esposa, se dirigió a España en 1845. Colón llegó al convento de la Rábida y allí propuso su proyecto de viajar a las Indias Orientales. Uno de los monjes se interesó y consiguió que Colón hiciera su propuesta a los reyes católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. En 1486, una junta de expertos de la corte rechazó su proyecto.
Reyes Católicos
En 1488 se volvió a casar y tuvo a su segundo hijo, Fernando. Colón siguió insistiendo en su proyecto de navegación para llegar a Asia y finalmente logró convencer a los reyes que lo apoyaran. El 17 de abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe que dieron a Cristóbal Colón el título de almirante de la expedición, virrey de las tierras que conquistara y el beneficio del 10% de las riquezas que pudiera traer a España.
Colón del Puerto de PalosReunida una tripulación de unos 100 hombres, Colón zarpó del puerto de Palos, en la costa de Andalucía, el 3 de agosto de 1492. A este primer viaje, que fue muy exitoso, siguieron otros tres que corrieron con menor suerte. Después del último viaje, Colón perdió su prestigio y cuando murió su protectora, la reina Isabel, fue totalmente marginado por el rey Fernando. Colón murió olvidado, triste y enfermo, en un humilde albergue en Valladolid, el 21 de mayo de 1506, al lado de sus dos hijos y de dos fieles marinos.
Colón murió convencido de que había llegado al continente asiático y nunca se imaginó que en realidad se había topado con un nuevo continente. En 1544, sus cenizas fueron trasladadas a Santo Domingo y desde 1796 reposan en la catedral de La Habana, en Cuba, aunque la catedral Sevilla disputa también el honor de contar con los restos del Almirante.
Lecho de muerte
http://youtu.be/C4zwbSlSoMs


http://youtu.be/vEVQiw7ROog





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada